“Tuvimos una gran Cruzada en Adama en Etiopía”, dice Werner Nachtigal, fundador y presidente del Movimiento de Evangelismo Global. “Vinieron un total de 25.000 personas y muchas se salvaron y sanaron. Entre ellos se encontraban varias personas que eran sordas de un oído, con problemas de visión o que sufrían de cáncer. Dos mujeres que solo podían caminar con muletas fueron sanadas. Al final también llegamos a la bruja más famosa de la zona con el evangelio.”