“A veces, cuando llego a una ciudad, pregunto si me pueden llevar al rincón más oscuro que existe. Hace poco estuve en Miami. No se permite a nadie en Fisher Island, Tom Cruise, Arnold Schwarzenegger y esos tipos viven allí. Hablé con el hombre de seguridad que custodiaba la entrada y le pregunté si creía que iría al cielo. Respondió que no sabía. Le expliqué que esto es como Fisher Island, que necesitas un permiso. Le hablé de Jesús y se convirtió”.

La lista de lugares donde predicó el evangelio es larga: panaderías, gasolineras, supermercados, una marcha ultra que él mismo hizo. En una conferencia en Ámsterdam. El orador dijo que la Biblia no dice que hay que asistir a todas las conferencias, sino salir a todo el mundo. Así que salí y llegué a seis prostitutas”.

En estos 18 meses, Werner Nachtigal llegó a 1072 personas, es decir casi dos al día, y experimentó 238 conversiones, “principalmente en África y América del Sur”.