Una de las formas en que Dios obra en el mundo es a través del poder de la oración. En muchos casos, cuando las personas salen a compartir su fe, simplemente le piden a una persona que ore por ellos. “Yo mismo lo he experimentado, porque Debi, mi esposa, lo hace muy a menudo, y siempre me sorprende cómo se abren los completos extraños”, escribe Elvin Ridder del movimiento internacional de Evangelismo Global. “Este enfoque ha sido probado en todo el mundo y funciona en prácticamente todas las sociedades. La gente se da cuenta de que necesita oración, y luego se da cuenta de que necesita a Jesús. La primera imagen da una pequeña idea del evangelismo en oración. Fue tomada en el área de Miami de Florida”.