Werner Nachtigal afirma: “Cualquiera puede volver a subir la apuesta. Solo empieza. Nuestro objetivo es movilizar a 100 millones de cristianos llegando a una persona una vez al mes”.

Por supuesto, hay días en que la gente dice que está loca o que puede orar por sí misma.

Hay personas que dependen de diferentes cosas, «pero depender de esto es una dependencia hermosa. Al principio podrías pensar que no puedes hacerlo. Después del primer mes preguntamos si debíamos parar. Dijimos, ‘No, ¡acabamos de empezar!’»