Aprende evangelismo de la manera fácil

Todo lo que necesitas son tres pasos

Aprenda a compartir el Evangelio con “3 pasos en el evangelismo personal” lo básico. Si sabe esto, todo lo que necesita es el coraje de confiar en que Dios estará con usted mientras comparte Su Buena Nueva.

Invitación especial: GO Train 2022 el 30 de abril

¿Alguna vez te has sentido incapaz o no estás seguro de cómo compartir el Evangelio? Únete a nosotros y aprende cómo hacerlo. Entrenadores de evangelismo establecidos comparten sus puntos de vista y conocimientos.

Obtén entrenamiento gratis aquí

Paso 1: Iniciar una conversación

Si quieres llegar a la gente con el Evangelio, primero tienes que llamar su atención. Luego, escuche atentamente y encuentre un punto de contacto. Puede usar una pregunta o sugerencia en su conversación para averiguar el punto de vista de la persona. Comience su conversación con algo de la vida cotidiana. Haz una buena pregunta, como:

  • “¿Alguna vez has escuchado que Dios te ama?”
  • “¿Puedo contarte lo mejor que me ha pasado?”
  • “¿Sabes con certeza que algún día irás al cielo?”

TU HISTORIA

Puedes compartir tu historia personal en tres puntos principales.

  1. ¿Cómo era tu vida sin Jesús?
  2. ¿Cómo llegaste a conocer a Jesús?
  3. ¿Qué ha cambiado en tu vida desde entonces?

También podrías compartir cómo encontraste un propósito y significado para tu vida, cómo recibiste paz o cómo Dios te sanó.

Paso 2: Comparte el Evangelio

Dios me ama

Fue el plan de Dios desde el principio ser amigo de la humanidad. La humanidad vivía en paz y armonía con Dios.

“Dios vio todo lo que había hecho, y era muy bueno”. – Génesis 1:31

estoy separado de dios

Dado que la humanidad decidió seguir su propio camino y alejarse de Dios, podemos ver los resultados de esa decisión. En lugar de poder vivir en paz y armonía, experimentamos odio, celos, enfermedades y guerras. El peor peligro que enfrentamos es la condenación eterna en el Infierno. Eso no es lo que Dios desea para nosotros. Las diferentes religiones que tenemos en el mundo son intentos desesperados de librarnos de nuestro pecado y culpa, pero ninguna pudo reconciliarnos con Dios.

“No hay nadie que viva bien, ni siquiera uno. …” – Romanos 3:10

Jesús murió por mí

Dios es santo y justo y no puede simplemente ignorar nuestros pecados. Pero debido a que Él nos ama tanto, Él tenía el plan perfecto para redimirnos, dándole a toda la humanidad la oportunidad de restaurar su relación con Él.

Dios mostró este amor al enviar a su Hijo unigénito, Jesucristo, a nuestro mundo. Jesús murió en la cruz por todos, tomando sobre sí mismo el castigo por nuestra culpa. Al tercer día, Jesús resucitó de entre los muertos. Él vive hoy y para siempre, y por la fe en él, todos los que creen tienen vida eterna y paz con Dios.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” – Juan 3:16

Mi decisión

Nuestras buenas obras no son suficientes para llevarnos al cielo. Solo hay una manera: arrepentirnos de nuestros pecados y aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador personal.

“Si declaras con tu boca: Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. – Romanos 10:9

Paso 3: Llevar a una persona a Cristo

La decisión de seguir a Jesús es la decisión más importante en la vida. Pregúntele a esa persona si le gustaría aceptar a Jesús como su Señor y Salvador. Reza esta sencilla oración junto con él:

ORACIÓN

“Señor Jesús, creo que eres el Hijo de Dios. Creo que moriste por mis pecados. Por favor, perdóname mis pecados y ven a mi vida. Creo que resucitaste de entre los muertos y hoy estás vivo. Te recibo como mi Señor y Salvador. Te seguiré por el resto de mi vida. amén”

PRÓXIMOS PASOS

Para ayudarlo a crecer en la fe, comparta con él algunos de los aspectos más importantes de la vida cristiana, que son: vivir con rectitud, orar regularmente, leer y meditar en la Palabra de Dios. , compartiendo su fe en Cristo con otros, y teniendo comunión con otros creyentes.